El tratamiento adecuado para recuperar tu máximo rendimiento físico

La técnica de neuromodulación percutánea ecoguiada se define como la estimulación eléctrica a través de una aguja con guía ecográfica de un nervio periférico en algún punto de su trayecto o de un músculo en un punto motor con un objetivo terapéutico. También es realizada a nivel de otras estructuras como capsula articular, ligamentos,.., aunque principalmente actúa a nivel del sistema nervioso.

Es imprescindible por seguridad y efectividad que esta técnica se aplique con ecógrafo.

La neuromodulación en fisioterapia se suele combinar con otras técnicas como la electrólisis percutánea intratisular o la punción seca.

La aplicación se basa en la estimulación con una aguja de punción asociada a una corriente eléctrica de baja o media frecuencia buscando una respuesta sensitiva y/o motora al estimular el nervio periférico, y logrando una respuesta motora al estimular el punto motor del músculo.

¿En qué consiste la neuromodulación?

La corriente utilizada es una corriente de baja frecuencia (TENS) o incluso galvánica, la cual se aplica cerca del sistema nervioso periférico. Mediante ello conseguimos aumentar o disminuir la excitabilidad de un grupo de neuronas. De esta forma se estimula y “resetea” el impulso nervioso para el buen funcionamiento neuromuscular. El tratamiento se realiza ecoguiado.

Conseguimos una disminución del dolor y una mejora en el control neuromotriz (mejora de la movilidad) Por lo tanto es efectivo en prácticamente cualquier patología del sistema músculo esquelético o incluso en ciertas patologías neurales del sistemos nervioso Periférico. Además es totalmente compatible con otras técnicas de fisioterapia. Por tanto es un método muy eficaz en situaciones como:

  • Tratamiento del dolor agudo y crónico de origen músculo esquelético como puede ser dolor lumbar, postoperatorio, neuropático, cervical crónico de origen miofascial, ATM, entre otros.
  • Restablecimiento de la función del sistema nervioso, a nivel periférico y central, en aspectos relacionados con disfunción sensitiva o motora.
  • Mejora de la función neuromuscular, los patrones de reclutamiento muscular así como el control motor.

“La Neuromodulación Percutánea consigue mejorar el control neuromotriz”

¿Es segura la neuromodulación?

Estas técnicas se les pueden aplicar a todo tipo de personas beneficiándose de su pronta recuperación. Todos los tratamientos en nuestro centro se realizan ecoguiados, con un ecógrafo de alta gama para obtener unos resultados óptimos.

¿Cuándo se utiliza la Neuromodulación Percutánea Ecoguiada?

La técnica de neuromodulación percutánea está indicada para tratar la mayoría de patologías del sistema musculoesquelético, entre ellas:

  • Dolor crónico
  • Dolor neuropático
  • Radiculopatías y hernias discales
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Síndrome del piramidal
  • Inestabilidad articular
  • Patologías de la columna vertebral
  • Atrapamientos de nervios
  • Contracturas musculares
  • Lesiones musculares y tendinosas
  • Desequilibrios musculares

¿Qué resultados se obtienen?

La neuromodulación Percutánea Ecoguiada consigue reducir el dolor de forma considerable y mejorar la movilidad y el control motor de las zonas tratadas. Entre sus beneficios están el restablecimiento de la función del sistema nervioso a diferentes niveles: periférico, sensorial, motor, vascular, lo que facilita una recuperación más rápida de las lesiones.

¿Cómo es el tratamiento de neuromodulación?

El tratamiento de neuromodulación percutánea suele constar de varias sesiones en las que se evalúan las estructuras a tratar de manera individualizada. La introducción de esta técnica en la práctica clínica permite acelerar los tiempos de recuperación, siendo de utilidad una vez instaurada la lesión. Sin embargo también es útil a nivel preventivo, como en un abordaje preventivo de la disfunción para evitar futuras recaídas a corto y medio plazo

La neuromodulación percutánea ecoguiada permite trabajar directamente sobre el sistema nervioso en disfunción, mejorar el dolor a corto plazo, así como otros síntomas presentes en la enfermedad.

Gracias a la ecografía se aplica de forma concreta y segura, el estímulo eléctrico al nervio o al músculo buscando el equilibrio alterado y normalizando el patrón neuromotor y de dolor. A menudo acompañamos la neuromodulación percutánea con ejercicios dinámicos. No es preciso realizar reposo durante el tratamiento.