Osteopatia1¿Qué es la Osteopatia?

La osteopatía es una forma diferente de enfocar el tratamiento. Es un acercamiento diagnóstico y terapéutico manual a las alteraciones en la movilidad de cualquier tipo de tejido corporal. El correcto funcionamiento del individuo depende de la integridad estructural global del cuerpo. Para ello, se valora el estado de la parte musculoesquelética, visceral y nerviosa del cuerpo humano, como una Unidad Indivisible, en la que la Estructura y la función del organismo están íntimamente relacionadas y dependen la una de la otra.

Se trata de una Terapia únicamente Manual, totalmente complementaria con la medicina convencional en su objetivo común de ayudar al paciente, y que cabe colocarla dentro de un contexto de prevención, de conservación, y de mejora de la salud.

Mediante la Osteopatía ayudamos a re-equilibrar el organismo centrándonos en la estructura, mejorando de ese modo el funcionamiento del cuerpo. Se utilizan para el tratamiento Técnicas suaves y seguras, adaptadas a cada paciente y a sus necesidades, teniéndose siempre en cuenta la edad, el sexo, la tipología y el estado de salud del mismo, etc.

El objetivo de la osteopatía es armonizar al individuo, teniendo presente que toda alteración de la estructura corporal repercute sobre la función de dichas estructuras, dando lugar a síntomas (dolor, falta de movimiento, estrés, cansancio…).

o La estructura gobierna la función.Existe una estrecha relación entre ambas. Un pie plano produce alteraciones en la marcha del sujeto, o un intestino vago produce estreñimiento, una artrosis cervical produce dolor, mareos…siempre una estructura alterada modifica la función fisiológica.

o La unidad del cuerpo. En nuestro cuerpo todo está relacionado. Los tejidos tienen continuidad de distal a proximal y de profundo a superficial. Piense en un pie que duele al andar. El cuerpo se organiza para cambiar el apoyo, disminuir el paso…para compensar, evitando que duela este segmento y apareciendo muchas veces dolor en el otro miembro por la sobre carga.

o La autocuración. Nuestro cuerpo dispone en sí mismo de los medios necesarios para eliminar o combatir la enfermedad (sistema neurovegetativo e inmunológico) a condición de que estos medios estén libres para actuar. Si existe un trastorno circulatorio o metabólico que impide la nutrición normal de los tejidos estos serán más susceptibles de enfermar y el cuerpo no podrá defenderse.

o La ley de la arteria. Para Still, la alimentación celular era la base de la salud. Si los tejidos no reciben el aporte sanguíneo necesario, se modifica el metabolismo celular y se fragilizan los tejidos, siendo más débiles ante agentes internos y externos. Un ejemplo claro es un infarto de miocardio ( al corazón no le llega sangre y parte de sus células mueren, dejando de realizar su función).